Libros

Trépano. Federico Levenfeld
Colección Cronopios
Editorial Tres rosas amarillas
978-84-938734-4-8 / 9788493873448

Trépano, de Federico LevenfeldFederico Levenfeld escribe con un escalpelo que empapa en la tinta del subconsciente. El lector, de la mano de una ironía áspera y mordaz que pincha en hueso, se deja arrastrar al tártaro de los personajes de Trépano, a los que casi inevitablemente juzga desde su baluarte, para por momentos avergonzarse de su veredicto, o terminar rendido ante la imposibilidad de distinguir, en la raíz, sus miserias de las propias. Pero la prosa percute en el cerebro del lector con la intención de una droga, y vuelve a por más, sin detenerse apenas, seducido -y engañado- por la ambición dura y refrescante de los cuentos, por la agilidad y la agudeza, por el disparate y el acierto, nadando durante un rato en alguna de estas dieciocho ciénagas, y saliendo luego lavado en agua sucia, quizá con legañas, incómodo, escandalizado y casi siempre sonriendo.

Mujer. Sangre. pdf

 
 

Amor del bueno. Víctor García Antón
Colección Libros Perdidos
Editorial Tres rosas amarillas
ISBN 978-84-938734-3-1 / 9788493873431

El príncipe azul. Víctor García Antón. pdf

El príncipe azul
«Es media tarde en el paseo marítimo. El rato de la siesta. La mujer del vestido estampado se levanta de la mesa de mármol blanco, se apoya sobre la barandilla de la terraza que da al paseo y, llevándose la mano a la frente a modo de visera, mira largamente a derecha e izquierda para ver aparecer, quizá a lo lejos, entre el calor ondulante, al príncipe azul.
Nada, no aparece».

El amor es sólo tiempo
«La mujer disfrazada de novia y el hombre desnudo vagan a la deriva en medio del océano. Junto a ellos, en el centro del bote, una vaca lustrosa les mira con ojos vigilantes mientras rumia. El mar está en calma. Nada se mueve. Sólo el chapoteo espaciado del madero que el hombre hunde cada poco en el agua a modo de remo; y la vaca, que rumia».

Sobre la faz de la tierra
«La primera mujer y el primer hombre sobre la faz de la tierra han hecho oficial su noviazgo. Están felices. Lo han anunciado a los cuatro vientos. El hombre y la mujer destinados a poblar el mundo de nuevas criaturas se han hecho novios porque se quieren, claro. Y porque como en este momento son las únicas personas sobre la faz de la tierra y además están desnudos, a la mujer le parece que lo mejor es que se hagan novios».

 
 

Tres rosas amarillas. Relatos 02
Editorial Tres rosas amarillas.
ISBN 978-84-938734-2-4 / 9788493873424

Los candidatos. María José Codes
«La mujer se aproxima a la ventana y se asoma, a tiempo de ver cómo un taxi emerge desde el vientre del toldo rojo y huye por la derecha, hacia el nudo norte de la autopista. Un parto sencillo y limpio. El aleteo sanguíneo lo ha bombeado suave sobre la vena de asfalto».

Canciones cíngaras. Pablo Lobo
«Resultaba extraño porque la ciudad olía a heno. Un olor húmedo, amarillo y brillante como la piel de las salamandras».

Fundición. Magdalena Tirado
«Paso mi mano por las perchas de madera vacías y escucho su entrechocar. Es el mismo sonido que hacen los mástiles de los veleros cuando se mecen por el viento en el pantalán del puerto».

 
 
 

Tres rosas amarillas. Relatos 01
Editorial Tres rosas amarillas.
ISBN 978-84-938734-0-0 / 9788493873400

Relatos 01Diminutas punzadas de sandía. Eduardo Cano
“Pero no era un cobarde. Tampoco era un estúpido. No creía que “la-esencia-de-la-vida-es-un-lindo-conejito”, claro que no, ni mucho menos.”

Cosas vacías. Javier Pascual Echalecu
“Alguien, aburrido, lanza una colilla al charco.
–¡Por favor, que hay gente dentro! –grita indignado el guardia de seguridad.”

La muerte de Cleopatra. Javier Sagarna
“Se levanta y lo ve venir, como quien va a la oficina, con las manos en los bolsillos y canturreando en sueco. Se cruza con la serpiente y la devuelve al desierto de una patada. Laplace la ve pasar sobre su cabeza, descoyuntada como un sacacorchos roto.”